“Círculo del trastierro” condena el atentado contra Imelda Daza y exige garantías

Por en mayo 8, 2016

El Círculo del Trastierro, es un colectivo que reune ciudadan@s colombian@s exiliad@s, sean ellos habitantes en el extranjero o exiliados retornados a Colombia, después de años de trastierro.

El CIRCULO DEL TRASTIERRO ante la tentativa de asesinato perpetrado contra Imelda Daza, sobreviviente del genocidio contra la Unión Patriótica, y miembros del movimiento sindical y político del Departamento de Bolívar el día 06 de mayo de 2016 en la ciudad de Cartagena manifiesta la vulnerabilidad de los líderes políticos y sindicales frente a la violencia política desplegada por los enemigos de la paz y la democracia. Este acto violento hace parte del estado de terror dirigido contra los líderes y defensores de derechos humanos en Colombia que desde el principio del año ya han sufrido más de 100 agresiones contra su vida e integridad física.

En un contexto de firma inminente de los acuerdos de paz entre el Gobierno Nacional y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, los atentados contra representantes de la sociedad civil, de organizaciones políticas, sindicales y de víctimas son una ofensiva contra la paz en Colombia, ya que ponen en jaque el proceso democrático, anulan la confianza de los ciudadanos en que se logren condiciones de participación política y ejercicio pleno de la ciudadanía, y revelan la falta de garantías de no repetición por parte del Estado previstas en la Ley de Víctimas.

Se exige el esclarecimiento de los hechos que atentaron al derecho a la vida y a la integridad física de la dirigente política y de las personas presentes en el sitio del atentado, con el fin de identificar y judicializar tanto a los autores materiales como intelectuales del acto criminal.

En el punto dos de los acuerdos de La Habana se establece una apertura política que reconoce la participación de fuerzas de oposición y de izquierda en la vida política nacional, con protección al derecho a la libertad de opinión, de expresión y de asamblea. En respuesta a esa apertura, ciudadan@s colombian@s forzados a huir del país para preservar su vida se atreven a volver al país después de haber permanecido varios años, incluso décadas, en el exilio. Imelda Daza es una de esas personas exiliadas retornadas. El atentado en su contra significa una amenaza directa no sólo a los dirigentes políticos y sindicales en Bolívar, sino también a todos los exiliados y retornados que aspiran a ejercer sus derechos políticos.

Por ello, exigimos al Gobierno Nacional el desmonte inmediato de las estructuras paramilitares, quienes son los enemigos de la construcción y consolidación de la paz en Colombia. Asimismo, se exige al Gobierno Nacional medidas de protección efectivas en beneficio de los ciudadanos de distintas corrientes ideológicas y políticas, incluyendo a los desmovilizados de la insurgencia, para garantizar el derecho a la vida y la integridad física, y el ejercicio de sus derechos políticos.

Mayo 7 de 2016